Søren Kierkegaard

https://i0.wp.com/www.culturamas.es/wp-content/uploads/2012/07/9788498793154k.jpgQué cosa tan oscura es el tiempo presente que no logramos dejar de estremecernos al hablar de él o sobre él. Qué difícil se nos presenta el hoy para ver el mañana y qué arduo es movilizarse en pro de la justicia de los pueblos y de las naciones que han de ser sustentados a golpe de decreto y despacho. El caso es que a veces sucede que mirar hacia el pasado puede hacernos reflexionar justamente, ya no sobre el futuro, que es cosa peliaguda en todo momento, sino sobre el presente, es decir, sobre el tiempo a vivir y no sobre el tiempo por vivir.

Del caso que nos ocupa podríamos decir que se encuentra a cierta distancia tanto en el tiempo como en el espacio. Søren Kierkegaard (1813-1855), danés de nacimiento pero hijo del mundo y padre del existencialismo filosófico, nos sirve para detenernos un instante en la convulsión imperante de nuestros días a través de la distancia; una distancia que aparentemente consideraríamos descontextualizada. Pero nada más lejos de la verdad. Tomando la serie que comenzara John Stuart Mill con El espíritu de la época (1831), seguido por Alexis de Tocqueville con el revolucionario escrito La democracia en América (1835), pasando por Thomas Carlyle con Pasado y presente (1843) o Jeremias Gotthelf con su El espíritu de Berna y el espíritu de los tiempos (1852) y terminando con Oswald Spengler en 1921, Kierkegaard recoge el testigo de elaborar una pieza de crítica cultural como es “La época presente”, un libelo escrito hacia 1846 y editado ahora por la editorial Trotta con traducción de uno de los mayores especialistas en la obra del filósofo danés, Manfred Svensson.
El escrito de Kierkegaard, a pesar de estar en sintonía con la estela de Carlyle, no le debe nada, pues lo ignoraba por completo. Quien por su parte no ignoraba a Carlyle era Johan Ludwig Heiberg, que había escrito “Sobre la importancia de la filosofía en la época presente”, del cual el propio Søren tenía un ejemplar. Todo tiene su explicación, pues a través del pretexto de elaborar una reseña literaria es como nace este pequeño fragmento maravilloso. La madre de Heiberg, Thomasine Gyllembourg, también escritora, había escrito varias novelas que habían ejercido en Kierkegaard una gran fascinación. Entre ellas está Una historia cotidiana o Dos épocas. Ésta última sería el objeto de la reseña que llevara a cabo el filósofo con el título de Una recensión literaria, y de aquí se extraería el fragmento que analizamos a continuación.
Resultó finalmente que la recensión llegó a ser tan extensa o más como la propia obra de Gyllembourg, lo que nos ofrece una ligera idea de la enjundia que Kierkegaard le ponía a todo lo que llevaba a cabo. Se diferenciaban tres partes; la primera era una especie de revisión de los contenidos novelísticos, la segunda una interpretación estética de la novela y sus detalles, y la tercera daba cauce a unas pretendidas conclusiones a partir de una consideración sobre la obra. Es aquí donde Søren liberó su pluma de ataduras formalistas y emprendió la genuina labor crítica usando como vehículo la sociedad presente de su tiempo.
Pero lo que hace de Kierkegaard majestuoso y memorable no es la conciencia crítica sobre la cultura de su tiempo, reflejada por otra parte en los ejemplos citados, sino la desvinculación socio-política en su análisis de la filosofía: vio en los males sociales una afección que comenzaba en el ser humano. Asimismo los manuales de filosofía han querido señalar por encima de cualquier aspecto que la figura de Kierkegaard era el eslabón perdido de una lectura marxista, el encumbrado autor que desplegó una de las más ambiciosas críticas a Hegel, persona esencial para comprender la futura separación entre Iglesia y Estado en Dinamarca, etcétera. Sin embargo, si tuviésemos que definir las categorías que hacen único a este pensador dentro de la historia de la filosofía, serían bien distintas: individuo, salto, elección o angustia, son de hecho valores que inciden de manera categórica en su naturaleza individualista e irracional.
Entre los pasajes que podemos leer, sobresale uno de magnífico planteamiento: el mundo actual es plenamente revolucionario, pero hay una ausencia de pasión. O mejor dicho, existe una sobrereflexión en la manera de encauzar la vida que convierte al ser humano en un suicidado por prudencia, no por acto. Algo así como un conductismo feroz que devora la capacidad de decisión y movimiento y que embota los sentidos que derivan del instinto y la espontaneidad. La paradoja es formidable, porque plantea desde su enunciación la muerte del no muerto, o dicho de otra manera acaso más sencilla: muere por no haber sido capaz de morir con libertad. También analiza otros interesantes aspectos como son, por ejemplo, los sentimientos colectivos que se generan por defecto al adoptar esta actitud. Uno de ellos sería el de la admiración, fiel reflejo de la sociedad en la que se vive y que se materializa en los actos del hombre racional. A ello les siguen temas de carácter ético y estético, también sucintamente la teología, otra de las cuestiones fundamentales en la vida y obra del filósofo. De hecho, si La época presente tiene algún interés añadido más en la obra de Kierkegaard, es el de servir de gozne hacia su última etapa, la teológica, la más sustanciosa, mordiente e incisiva de toda su carrera hasta su muerte en 1855.
Y ya para terminar, si bien no podríamos tomarnos al pie de la letra todas sus proposiciones, porque las suyas son las de su época y su lugar, nunca las nuestras, las de la maltrecha Europa actual, hay varios pasajes que pueden hacernos comprender por qué Søren Kierkegaard fue uno de los mayores pensadores que la filosofía ha dado al mundo, capaces de conmover hasta la perplejidad con fragmentos tan actuales como este:
Pero una época desapasionada no posee ningún activo: todo se convierte en transacciones con papel moneda. Algunas frases y observaciones circulan entre la gente, en parte verdaderas y razonables, pero sin vitalidad. Pero no queda ningún héroe, ningún amante, ningún pensador, ningún caballero de la fe, nadie magnánimo, ningún desesperado que valide estas cosas por haberlas vivido en forma primitiva. Y tal como en una transacción entre hombre y hombre el susurro del papel moneda nos hace extrañar el sonido de las monedas: de ese modo se puede extrañar en la época presente un poco de primitivismo.”

Søren Kierkegaard, La época presente, Madrid, Trotta, 2012, 95 pp.

‘Nos falta la emoción’, publicado en la revista Culturamas (26.VII.2012)

24 pensamientos en “Søren Kierkegaard

  1. La estructura de el pensamiento esta dirigida, por los nuevos libres pensadores. Kiekegard es un fenomeno, es la vela de el pensamiento, que lleva a todo barco a el camino pitagorico, de las almas nobles, donde quieren ir a dejar su asiento. El numero no falla, ni en el perdon de los pecados hemos metido la baza, como Platon dijo: El conocimiento esta mas alla de las sombras de lo tangible. Asi, este escritor ha abierto al mundo una teoria filosofica unica, la de el pensador, que esta por encima, de el ajetreo de las cosas, de el darse cuenta, de el fenomeno, diabolico, que lo sume en la confusion, a veces tan dirigida, sumamente, por los nuevos valores, por los hombres pocos nuevos, de sumision frente a el destino.

  2. Los pesimistas hablan de el ser.
    Ya socrates en una epoca corrupta intento con sus dialogos eliminar el vicio que de la uva se tenia los que la tenian como fruto sagrado. Baco fue un enemigo de este tipo de personas, pues promovian en ellos, la rebelion a una moral etica basada en el fundamento socratrico, de toda moral, el bien a los demás. Y, Socrates fundó la escuela de Atenas, para hacer de el hombre su medida, un ejercicio de sabio, pero no se le acuso de corrupto, hasta bien entrada la vejez, por promover los instintos contrarios, en la juventud.

  3. Sublime verdad.
    En la sofoclodoidea forma de el ser, y en la sofisma, la tentacion siempre ha ido con los pies, por delante. Pues acaso, el que cumbra los colores de el arco iris con su soficloidea, pensar, o pensamiento, da en el muro de las telarañas, a la sublime realidad descorazonada, el vuelo de la lechuza o lo que llaman los pesimista, la federacion de una nacion en caos. Es un pensamiento, que muchas veces, nos recuerda, el paso de el tiempo, andando con los pies, de las agujas del reloj… en esto, el conocimiento, nos lleva la delantera. A pasado mucho tiempo desde que Platon alabara el entendimiento, o de que Socrates conmoviera a las multitudes. Y, pues, si, de razon se tratase, el hombre las tendria todas las de perder.

  4. El pensamiento en su epoca, anda con pies de plomo. Kierkegard, el filosofo de la razon sublime y de nobles verdades , ¡a matado a Dios! , a puesto una vela en la iglesia agnostica de el pensador. Quien dijo una vez, este vaso es mio, este conocimiento tambien, esta manazana es mi parte de premio en esto de razonar bien.. pues el anduvo a tientas, por la noche, y cogio el pecado y al pecador por los cuernos y les mostro el angel bendito, la preemanencia de los pecados, el instinto de necedad del bobo, el ruido ensordecedor de leñador.. y penso, si esto es cierto, dios o el Dios que todos tenemos por real, se parece al dios de los sofistas, un dios lleno de viejas verdades, confuso, atento a perecer por manos de el hombre de su epoca, nacido para cambiar valores, para valorar de nuevo, lo que se tenia por maligno. Y, se sometia, al pago de las clases bajas, la flor de el narciso, o la epopeya de Gilgames.

  5. Hacia el vacio de la nada.
    La estructura social en los pueblos. Somos pequeños seres sociales, ante su pensamiento. El conocimiento de el pueblo, quiere ser visto como una pequeñez.
    Es como una compensacion, una abstraccion de lo que se tiene por verdadero, el mal y la afeccion, y el desvalerse de los problemas sociales de las naciones. Kierkegard, es un pensador noble, de estilo, coloborador de otros grandes pensadores.

  6. Que cosa mas oscura es el tiempo.
    Existencialismo hacia la nada, okupa lugares, meses lejanos, muchos bares de reposo, el dolor o llanto de una esposa querida, la relacion entre dos hombres y un destino. La mentalidad del pobre, el oscurantismo del anciano, la necedad de los pueblos, en su desigualdad. La tradicion obrera ha redundado en gustar demás, sobre la brevedad de el mismo, y por un juego de dados, ¿hemos dado con la imprenta en el cogote, en el cuello de los cerdos, de el narcisimo?. Kierkegard, supuso esto, o aspiro a comprenderlo, quizas lo comprendió, pero su filosofia perdurara, como la travesura de Relatividad general de Einstein, asi Wiston Churchil dijo: Me gustan los cerdos. Los perros nos miran con admiracion. Los gatos nos miran con desprecio. Los cerdos nos miran como » iguales». Se referia, tal vez, al arte, de ser representante de un estado, y dominar a la gente, por medio de la diplomacia oradora. Fue un gran orador de verdades. Y cambio la historia, con su trayectoria representante de su pais, Inglaterra, como lider, en La Segunda guerra Mundial.

  7. Mis disculpas. Las gafas de el miope, que es minimalista.
    Escultor, de cadaveres, fuente amarga. Dicen que Nietzsche vio lo mismo en las Alcachofas, como alimento, y resintió de su estomago, en lo machadiano, por que todos somos «iguales», « pequeños burgueses». Y burgues, amanerado, él, no espera comprender, lo que otros, entienden. Ya, de por si, mismos, en relacion al propio no negador de el nihilista, que hay o no, en el ser, de Shopenhauer, en el mundo como voluntad y representacion, el escritor lo intuyó. Y, todo, es igual, no , nos dicen, los nihilistas, la ciudad, esta encendida, para que el mundo, duerma, y no se despida, mas, de lo eterno, de el clan, infausto. Lo, improperio, psicosis de el clan. Dictamen, colorista. En su, papel.

  8. Pamplona, el obrador. Cuento infantil.
    Hay un obrador en Pamplona cuyo dueño tiene la nuez salida y su mujer fuma y toma el precio de la paga de el mes, para sentirse menos fatigada…
    Asi, ayuda, el hambre a ser apetito… fin de el problema, de Edipo . Solucion, al problema Kierkegariano, de el ser. No, ser, problematicos. Y, ser, inteligentes, y humildes . Y, entiendase, humildad, como naturaleza, primera, de el ser.

  9. Kierkegard y el pensamiento Kantiano. Kierkegard contra kant…
    Fue coperante, y astuto colaborador de la filosofia diacronica de su empeño por fundir y resolver el objetivo de lo empirico y lo racional. Ya Hume lo abolio todo en cadena, y supuso un empirismo radical Locke. Ya, Kierkegard , presume de obstentar por encima de su propio saber una cualidad de el pensamiento, que esta por encima de Kant: el sentimiento patriotrico, y el amor a la patria. Pues su avance, es el saber de el otro.

  10. Kierkegard y el sufismo posterior que estuvo a favor, de su tesis. La tradicion cultural sufi, apoyó en su pensamiento un proceso altamente placentero cercano a la ataraxia de el sufrimiento al favor de las clases musicales, y vio en esto en pensamiento como un obstaculo para la mano y el puño cerrado y el numero cero del sufi, cadi dijo averroes, al pesimista que todos los miedos infundados refutan la razon de el mundo ¡ Oh fue de natural conmovido por esta especia de sabiduria ante el mal de los dolores, y sufrimientos humanos. La vida es brevedad dijo seneca y penso que su sabiduria era necesaria, para conmover a los espiritus, solamente solidamente conmovidos por el placer de los extremos. Pero cuando hay una duda, en el camino, hay un albergue, allí, tras el lado derecho, de la nube blanca, de el empirismo. Para bajarse de el carro de la razon, y obtener como premio, el conocimiento a expensas, de el mundo, como uva y grano de pagarlo sin recelo. Y, alli, es el mismo trato y la misma letrilla baja. La misma cancion te ofrecen, despues del festin, kiekegard supuso tal vez, una vision, de esto. En su propio albergue intelectual. Y , Freudiano , ando con el pie, derecho, de el psicoanalisis… y, no cayó, de bruces, se limitó a apoyarse en la mesa, de la razon, aplicada a la tradicion Unamuniana, de los Chejov y los Libros, de publicacion anonima. Sufi, canto, a favor de esto, y dijo Cadí, tomad, el abrazo de la sabiduria, como candido latido de Voltaire. No te deprimas, mas, vuela, con la lechuza, por los campos de Ubeda. Y la Sierra de Ronda. Y presión, hace, el residuo. Como, lo antiguo. La antigua creencia, el el ser. Y, Dionisio conocio, el placer, pero lo encontro demasiado tarde, en los campos de Aquellarre. Y, hiperion, dio en el blanco, con la tabula rasa, de Freud. Y, fue, fundada la dinastia troyana, por helena de troya. Y el caballo, de troya. Y, adentro, esta el placer, en los libros, de renombre. Y, humildes, tambien. Con, creciente, fama. O homilia. Contestante. De lo famoso, a lo antiguo, retocado, como la gitarra de los mozaraves… y, adentro no hay, nada. Solo, suspiros. Y, temor, no. Por la campiña francesa… mas no hay mal, solo el obcecarse.

  11. Formalidades vacias de la iglesia hegeliana. Teologo, neortodoxo, posmodernista, humanista, y genio en su arte, compuso gran parte, de su obra, sobre el existencialismo, y la responsabilidad de el hombre en cuanto a su sentimiento y angustia, fundador de la teologia moderna, corrogio el error teologico de el empirismo tomado como fracaso, y creo el principio de la etica, el respeto, y la fe, creencia arraigada en sus contrarios filosofos, en su pensador contrario Hegel. Fundamentalmente, su filosofia, es preromanica, basada, en la existencia verdaderamente fundamentada en la religion.
    Y fue un hombre de letras, traido, a Copenhague, por un viento fresco- traido como los albores de el pensamiento, que mas tarde llevaron a la razon a endurecer ese viento suave- y cariñoso, de las nuevas existencias, verás cuando se desarrollo la ciencia, el estaba en un ataud, por tuberculosis y paralisis, emociona verlo tan serio, con su pelo aureolado como un mistico de la nueva epoca- marcada por el terror. El no lo vio, asi, y fue, al cielo.

  12. Analectas de Otoño y primavera. Freud y la interpretacion, de los sueños. Una teoria psicoanalitica, de un sueño.
    El niño que fue asesinado, fue secuestrado, y en la parte de la montaña del Rio Huan, llevaba tiempo esperando una contestacion a sus preguntas: ¿ Como sería el observador de el tiempo?. ¿ O cuanto tiempo llevaria la Luna cayendose en picado, al lado norte de la ladera?. La angustia principal de Kierkegard, consiste en esto, en no conformarse, con el tiempo presente, y querer predecir el futuro.

  13. La brutal idea, de el pensador de la sofisma, el amor a lo artistico, y kiekegard queda solo. Parado, quedo ; como la vida misma, incolumne… La vida solo puede ser comprendida, con la vista hacia atras, y vivida con los brazos hacia delante… el pensador, que no confunde la libertad, con la angustia, razona, asi, con pesar de que el hombre libre sea ejercicio, del si mismo, platon, quizas lo pervertio, en la cumbre de su pensamiento. Por que el mundo ha de ser razonado, con la angustia, de un hombre libre. Sin darle alas al resentimiento, de ese recor, que Nieszche llamo, el decoro de los idolatras y de los falsos idolos, que se muestran a la razon, con pies de plomo.

  14. Kiekegard y el pensador de las almas libres.
    Soñador, de nuevos caminos a la filosofia y al encanto de la vida, surgio de el manantial, como de Zaratustra su obra magna, pasado y presente, que no revela el don de su pensamiento, por que el tiempo parace ser continuidad de un alma libre, y compañero de aguilas voraces de el conocimiento, filosofo de el desencanto, trató a la vida como un igual. Y creo el existencialista , su propia suerte en esto, de llamarse, por encima de lo normal, la hoja que corta el higo de la parra de los espacios abiertos. Llamemosle, como a Bethoven, el hombre de una epoca revuelta, en enemistades, y cariñoso por demas, tentativo de no ser un hombre normal y mortal. Dotando al aire, de toda una pieza ajedrecista, malamente, esporadica, tentadora, como el vuelo de una avispa se acerco con su zumbido al panal, de sus comteporaneos, pues su filosofia, fue, la filosofia de el tiempo en el presente. Presentimiento de un modo funesto, de opera primorosamente, con el estilo, de un gran pensador. Que atisbo, la ciencia, como viento, y como cultura. Y, por eso, fue un hijo de su nacion, al disimulo, de la tradicion. Cultural, de las Americas democraticas.

  15. El estado ideal democratico se parece al kierkiegariano.
    Fundador de un pensamiento antisemita, fundador de una democracia que nadaba en el platonismo y la oligarquia parlamentaria democraticamente, regida por dos poderes, gubernamentales. En lo republicano sento su sentimentalismo a los poderes regios, y en lo democratico sentó la columna regia, de su iglesia otomana. Fundada, en la razon. . .

  16. De el ateismo parlamentario a la democracia ateniense, en su base cofundada, por semitas.
    Los semitas eran los de la tribu de Caanan, los homorreos, los hititas, los que cofundaron la vision regia de el rey tirano, y titanizaron a los reyes como potestades regias y ambibalentes, cuan lejos queda ya el pecado de conocer la verdad.

  17. PARCELSO O KIERKEGARD: EFEMERIDES 15 de Octubre e 1844, Natalicio, NIETSCHE. Hay venenos que curan. El veneno de el amor. El veneno de la perdida. El veneno de el vacio existencial. El veneno de los sueños propios.

  18. Kierkegard y Heidegger. Ilustracion liberal. El progreso en aras de la razon.Lejos queda el tiempo de la posmodernidad pero tan lejano, como punto de partida de izquierdas, para dejar entre esta dicotomia entre meca y ciencia la libertad de el hombre en su progreso. Lo uno no lleva a lo otro, en su maldad. De sobrecultura, epica, tal a una vez, presunción cultural, no hay, ni habriá entonces. Por debate. Por medio de las guerras, en aras de el conocimiento.

  19. El vacio espacio tiempo. Perdida de identidad. La funcion de la filosofia es enseñar a pensar, a los « conciudadanos- imparciales» libremente sobre el origen, y el por qué de las cosas. Y es un« ayudante- etico», este simpatizante de la etica simpatizante de el ser taoista…. El conocimiento es asequible, asi a el pueblo, con gotas de lluvia de forma imparcial, simpatizante de esta etica Arica. Y creada por dispensadores de el espiritu libre, en cuyas librerias me atengo a observar, el nombre de culto, Kierkegard renegando de almas llagas y espiritus afines, contradictorios, y a veinte yardas de el trigésimo aniversario del burro- no, hacer. Afinador de cuerdas, de el pensamiento- filosofo, catarizado por este burro etico, el espacio-vacio-tiempo.

  20. El pensamiento atipico de los sueños propios en varios temas.
    Sincronias, son para los kierkegarianos, el funcionar correctamente la mente. Y los hombres no fallan si no son oprimistas, al igual que los procesos de alucinacion y suicidio de la personalidad, son tocados por pasarme por la mente una idea, y a la tentativa trocarla en el arte de la solución a tus problemas. Pues en toda creacion artistica, , existe una solucion y existe un problema, conducido a la solucion, por temas sincronicos de el pensamiento y de el ser perfectamente, de el hombre realizado, en el si mismo, y su mismidad. Antes, no es ayer, es un proceso mental, de pensamiento, de el hoy siendo poseedor de valores humanistas.

  21. La escuela Ateniense fue un grado superior a la educacion de Atenas, que formó grandes pensadores. Y, grandes filosofos… presocraticos. Hasta la filosofia posterior actual. Humanismo, e ilustrador como Goethe, kierkegard es un libre- pensador, de grandes pensamientos humanistas…

  22. El kierkegard humanista que hay en nosotros.
    De nuestra parte, hemos comentado que la filosofía, es una vela de razón, por que Dioses fulguran, en los corazones de el mar, el Delfín de kierkegard, es el poeta que hay en nosotros, fulgurante, desprendido, amigable, simpático, y noble de sus espíritus afines, como la escolástica lo es de la ciencia de el movimiento romántico, por la idea de que el hombre es prodigo e hijo de sus libertades, conde de su entierro, e hijo prodigo de sus obras, en el campo y en el terreno, de su acción… y por eso, la ciencia, es el entierro de Dios, y la creencia en el sujetivismo de los átomos y el principio de el mundo, el arje… hombre- mundo, imagen de el cosmos, universo y Dios… ética, principio de la fe ontológica. Números primos, principio de la creencia, en toda ciencia. No somos idolatras de falsos ídolos, sino humanos, demasiado humanos… en cuanto, tomamos, a pies juntillas, la época, de la ilustración. Sin maldad, una tarea de sabios, y no locos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s